26/5/15

El edén de los Picos de Europa


Seguramente sea muy complicado, si no imposible, encontrar a alguien que haya recorrido cada punto montañoso de la geografía española. Si existiese tal montañero o pintor, entre sus mejores caminatas o lienzos, respectivamente, estaría algún rincón de los Picos de Europa.

Lo he dicho varias veces en este blog con anterioridad y con otras palabras, pero la belleza de un paisaje de montaña es inversamente proporcional a la cantidad de matices o dimensiones que una lente fotográfica puede captar. Cuando ésta se satura, las capas parecen superponerse como en un puzle imposible y los colores abruman es cuando podemos estar ante algo verdaderamente único. Es ahí cuando entra la vista, el más importante de los sentidos, para llegar al infinito, desmenuzar cada pixel, darle nitidez y convertir una simple panorámica en una experiencia sensorial. 



Puedo estar exagerando, como siempre, pero la famosa ruta que, entre túneles cavados manualmente en la piedra, pasarelas al borde del profundo abismo y puentes suspendidos en el aire, bordea el río Cares, del cual toma su nombre, y las vistas de Riaño y de Barniedo de la Reina desde los montes que rodean al diminuto último, son una visita más que obligada para cualquier amante de la naturaleza. Tres hermanos, segundo año consecutivo y nuevas sensaciones, difíciles de mejorar. Disfrutad de las imágenes, pero mejor vividlo. 










Saludos viajeros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario