5/5/13

Atlanta, ¿cerrado por vacaciones?


Por primera vez después de unos pocos años de vida profesional, y con ocasión de la feria más importante en Estados Unidos del sector en el que trabajo actualmente, por fin se planteó un viaje por trabajo. Una forma distinta de conocer, sin tiempo ni luz suficiente. Ganas de descubrir  y cansancio se enzarzan en una pelea de la que las primeras salen victoriosas, pero que pasa factura al volver a la rutina, repelente, aunque en ocasiones maravillosa.

Atlanta, capital del estado de Georgia, la ciudad cerrada, desierta, eternamente cubierta de una fina y baja capa de niebla, clásica y vieja, de tranquilas y boscosas áreas suburbanas y grandes rascacielos destartalados en su downtown, colores tenues, oscuros, apagados, tiñen sus edificios. Gris y verde a partes iguales, en la combinación más triste de la paleta. Urbe de convenciones, visitada por profesionales de negocios, turistas en tránsito o pasajeros en escala que no salen de su aeropuerto, uno de los más concurridos del mundo.








Olímpica, orgulloso hogar de la Coca Cola, del museo dedicado a su corta pero intensa y exitosa historia, de su receta, el secreto mejor guardado de la historia moderna y del acuario más grande del planeta.




Como no podía ser de otra manera, experiencias culinarias muy positivas protagonizaron mi viaje. Stats, un sports bar al detalle, alejado del intenso olor húmedo a cerveza de barril, de luz tenue y anaranjada combinada con madera oscura, sillones de piel granate ahumado, servicio muy amable  y menú variadamente exquisito. Max Lager´s, una de las joyas gastronómicas del downtown, cocina suprema en un pequeño edificio de ladrillo visto y terraza espectacular. Mismo estilo que el anterior sin NBA o NFL de por medio. Y Abattoir, matadero en francés, restaurante perteneciente a una cadena de maravillas destinadas a los paladares más sofisticados de Atlanta. Un menú para el más culto y exigente aristócrata carnívoro, amante de lo orgánico, pero al alcance de cualquiera. Decoración limpia, marfil, neutra, templada, espaciosa, pensada, estratégica, perfecta.

Dos conclusiones de esta semana fuera de casa, de gratas experiencias, afloran en mi mente. La primera; base contrastada y pilar del éxito en lo que se haga. Punto de partida y reflexión cuando el camino no es claro y nítido. Rodearse de gente que vea lo mejor en nosotros, trabajar, observar, escuchar e insistir. La segunda, menos profunda; en restaurantes de alto copete y/o carta difícilmente interpretable por lo rebuscado de las recetas o el desconocimiento de los ingredientes, la hamburguesa de la casa, si hay, es siempre la mejor opción.

Los planes cambian, la hoja de ruta siempre avanza, los viajes vienen pero nunca se van, los destinos se acumulan, como las experiencias vividas en cada uno de ellos.  Escapadas y grandes viajes confirmados para este año. Ciudad, naturaleza, lugares increíbles. Next stop, Ciudad de México en muy pocos días. Hasta pronto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario