19/6/11

La primera vez...


Verano 1998, con 12 años, aterrizó en Minesota para un intercambio de verano con una familia de acogida. Recuerdo vagamente aquel gran viaje, mi primera gran aventura, pero si tengo flashes e imágenes que me vienen a la mente al rebuscar en mi memoria. Me acuerdo de una parcela sin fin, sin vallas de entrada o limítrofes, con una gran casa blanca de madera prefabricada, una gran arboleda, dos grandes almacenes, un molino y el típico granero de color granate al estilo americano. Recuerdo aprender a batear la pelota. Recuerdo Minneapolis, el primer gran downtown americano que veía, escondido tras el inmenso estadio de Beisbol de los Minnesota Twins. Rascacielos altisimos e interconectados para evitar el frío polar en invierno. Inmensos almacenes comerciales. Realmente sorprendente cuando sólo lo había visto en las películas. Recuerdo el Mall of America, el 2º centro comercial más grande del mundo. Imaginaros mi reacción al ver una montaña rusa en su interior. Verdaderamente único. Recuerdo cruzar la frontera Canadiense para ir de camping. Recuerdo viajar en velero por un lago espectacular rodeado de vegetación. Y para acabar, recuerdo de forma muy clara una escapada en todo-terreno hacia el Monte Rushmore, un símbolo de este gran país, una montaña de granito tallada con los bustos colosales de los presidentes Washington, Jefferson, Roosevelt y Lincoln. 

Sólo recuerdos de este ya lejano pero inolvidable viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario