21/6/11

Italiano de corazón


Todo empezó un mes de Noviembre de 2006 en Bolonia. Ahí comenzó una relación que durará toda una vida. Dicen que no hay una segunda oportunidad para una primera impresión. Y esta última fue inmejorable. Disfrutando de mi Erasmus en Londres, decidí que era buen momento para ir a visitar a una buena amiga que se encontraba estudiando allí. Que gran decisión fue aquella. Recuerdo alojarme en Via dell'Indipendenza, a metros de la Piazza Maggiore. Mi primer contacto con la cocina italiana local fue en un restaurante en Via Marsala 3. Quedé fascinado. De Bolonia me quedo con su vida nocturna y estudiantil, sus mercadillos de segunda mano y su asfixiante calor en verano y frío congelador en invierno.

Desde entonces, no me he podido resistir a volver y volver.

Finalizado mi Erasmus y con ganas de más, me fui a Roma a realizar un curso intensivo de italiano durante el mes de Junio de 2007. Una ciudad cara y con un sistema de transporte subterráneo muy limitado dado el altísimo número de yacimientos que se van descubriendo a medida que se avanza en su desarrollo. Alojado cerca de la estación de Furio Camillo, una zona residencial de pisos no muy alejada del centro, y con la academia a dos minutos de boca de metro de Vittorio Emanuele, mi día a día consistió en estudiar durante las mañanas y recorrer la ciudad mapa en mano por las tardes. Mi fascinación por Roma fue tal que se me hacía de noche caminando, asombrado por la belleza e historia que emanaba de cada lugar que veía y pisaba. Diariamente me sentía afortunado de estar viviendo en la que, hasta el momento, es, en mi opinión, la ciudad más bonita del mundo. Un museo de historia andante donde casi no hay carteles de "No tocar". Si tuviese que elegir 4 sitios de este bellísimo lugar del mundo, éstos serían: 

Via dei Fori Imperiale, una de las calzadas más famosas y hermosas del planeta, que une el Coliseo con el monumento nacional a Vittorio Emanuele II dejando a derecha e izquierda foros repletos de arcos y columnas tremendamente bien conservados.
Villa Borghese, unos jardines de época en altura al norte de la ciudad, muy cerca de Piazza Spagna, desde donde divisar toda la ciudad.
Basilica e Piazza di San Pietro, corazón del catolicismo y estandarte de la Ciudad del Vaticano, impresionante a la vista y electrizante a los sentidos, independientemente de tus creencias religiosas. Lugar lleno de misticismo, poder y fuerza divina.
Chiesa dei Santi Nereo e Achilleo, iglesia diferente, de tamaño reducido y fachada simple, desconocida para el turista, junto a las termas de Caracala, próximas al Circo Massimo. Construida en el siglo IV, en su interior oculta pinturas de valor incalculable y de hermosura sobrecogedora a la vista.

Quizás no conocí la noche Romana demasiado y ello queda pendiente, pero si puedo decir que uno de mis mayores placeres hasta la fecha fue ir conociendo esta ciudad como la palma de mi mano. Asombrosa. Quiero más. Vivir quizás...¡si!

Podéis disfrutar de esta escueta guía gratuita de Roma en pdf, elaborada por ocholeguas.com, el estupendo portal de viajes de elmundo.es: http://estaticos.ocholeguas.com/estaticas/guias/roma.pdf

A finales de 2009 y ya desde Madrid, mi obsesión por la cultura italiana seguía intacta. Junto con un amigo residente en Londres, sincronizamos agendas para visitar a otro gran amigo común a Guastalla, un pueblo de 15.000 habitantes situado en el centro exacto del triangulo formado por Verona, Parma y Modena. Recorriendo el campo italiano, nevado en aquel momento, en coche y consciente de estar en el siglo XXI, el tiempo parecía no haber pasado por aquellas tierras, una característica insólita de Italia aparte del profundísimo arraigo familiar presente en el día a día. Tuve la oportunidad de conocer las tres ciudades citadas, destacando Verona, la ciudad de Romeo y Julieta, su casco antiguo en Navidad y su coliseo, de menor tamaño pero mejor conservado que el Romano. Y por supuesto, visita obligada a Maranello, cuna de Ferrari.

Guastalla
Modena
Gallería Ferrari - Maranello


Adoro Italia,
Como cocina, como habla,
Lo bella que es,
Es familiar, caliente y estilosa,
Moderna pero tradicional. 
Italia, ¿por qué no eres una mujer?
Perdona pero quiero casarme contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario